RECIENTE REFORMA CONCURSAL

El pasado jueves 2 octubre 2014 entró en vigor la Ley 17/2014, de 30 de septiembre, por la que se adoptan medidas urgentes en materia de refinanciación y reestructuración de deuda empresarial (BOE 1 octubre 2014) y ya se ha aplicado por algún grupo de empresas. El objetivo principal de esta Ley es ratificar la reforma de la Ley 22/2009, de 9 de julio (Ley Concursal) operada por medio del Real Decreto-Ley 4/2014, de 7 de marzo (véase la alerta de 18 marzo 2014).

Esta reforma abarca los siguientes extremos:

  • Se modifican los requisitos para el nombramiento de administradores concursales
  • Se distinguirán entre concursos de tamaño pequeño, medio o grande, según criterios que se establecerán reglamentariamente
  • Se suprime la necesidad de que el administrador concursal señale, al aceptar el cargo, oficina o despacho en la localidad del ámbito de competencia del Juzgado del concurso
  • Se crea un nuevo capítulo en el que se recoge un catálogo de las facultades y funciones del administrador concursal
  • La retribución de los administradores concursales es uno de los principales focos de la reforma, modificando varios aspectos
  • El administrador concursal podrá ser separado de su cargo en caso de incumplimiento grave de sus funciones y de estimación de impugnaciones del inventario o de la lista de acreedores por cuantía igual o superior al 20% de la masa activa o de la masa pasiva
  • La separación del representante de una persona jurídica implicará el cese automático de ésta como administrador concursal, eliminando la posibilidad de nombrar un nuevo representante
  • Se añade una cuarta sección del Registro Público Concursal de administradores concursales
  • La separación de un administrador de su cargo conllevará la baja cautelar del administrador separado

En atención a determinados problemas prácticos puestos de manifiesto durante la vigencia del Real Decreto-Ley 4/2014, la Ley 17/2014 también corrige determinados elementos de la anterior reforma:

  • La comunicación al Juzgado del inicio de negociaciones para alcanzar un acuerdo de refinanciación con los acreedores impedirá la iniciación de ejecuciones extrajudiciales (administrativas) -y no sólo de ejecuciones judiciales- de bienes o derechos necesarios para la continuidad de la actividad del deudor
  • La homologación de acuerdos de refinanciación también ha sido modificada

Se incentiva la concesión de nueva financiación a través del reconocimiento de créditos contra la masa del 100% que los nuevos ingresos de tesorería ("fresh money") concedidos en el marco de un acuerdo de refinanciación, incluyendo los créditos concedidos por el propio deudor o personas especialmente relacionadas con el deudor y las operaciones de aumento de capital. También tendrán esta consideración, en caso de liquidación, los créditos concedidos conforme al plan de viabilidad en el marco de un convenio. Ésta es una medida temporal que abarca a los nuevos ingresos de tesorería que se produzcan hasta el 2 octubre 2016.

Finalmente, la Ley prevé el desarrollo por el Gobierno de un código de buenas prácticas con entidades de crédito para la reestructuración o refinanciación viable de la deuda empresarial de pymes y autónomos altamente endeudados, pero viables.


Podéis leer todos los detalles de la modificación aquí.