EL GOBIERNO DA FORMA DE ANTEPROYECTO A SU PLAN DE REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA

Controla la financiación de los partidos, el nombramiento y ejercicio de alto cargo público del Estado, e incluye medidas procesales y penales

Sinceramente, en PONT MESTRES creemos más en la fuerza renovadora de la educación y en el desarrollo de buenas prácticas que en una poco fundada fe en la reforma legislativa permanente: hay tantas leyes que es difícil que sean buenas y, sobre todo, el esfuerzo por comprenderlas y aplicarlas es titánico. En cualquier caso, dejamos aquí constancia de que el Consejo de Ministros aprobó el viernes pasado, 13 de diciembre, un paquete de tres reformas legislativas para luchar contra la corrupción, que se concretan en dos anteproyectos de ley y una propuesta de medidas penales y procesales. Todas ellas se encuentran incardinadas en el Programa del Plan de Regeneración Democrática. Entre las novedades más significativas, cabe destacar la prohibición de que los partidos políticos reciban donaciones de personas jurídicas y de que las entidades de crédito les condonen las deudas, así como la prohibición de que las personas condenadas por delitos graves como el terrorismo  puedan desempeñar un alto cargo público mientras no se cancelen los antecedentes penales.Por otra parte, el Gobierno también dio luz verde a un real decreto, mediante el que se crea el Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación y que tiene su origen en el desarrollo de determinados aspectos de la Ley 5/2012 de Mediación en Asuntos civiles y mercantiles, de 6 de julio de 2012.Por último, la mesa interministerial aprobó el Anteproyecto de modificación de la Ley de Sociedades de Capital (LSC), que recoge algunas de las recomendaciones sobre gobierno corporativo ofrecidas por la comisión de expertos en la materia y que se trasladarán al futuro Código Mercantil, que se espera entre en vigor en 2015.